top of page

Pacto Social y Humano: Enseñar Aprendiendo y Aprender Enseñando



Por Gabriela Ortíz Díaz


La Casa de niños Manuel Fernández Juncos, además de atender a niños y jóvenes entre los 8 y 18 años de edad que han enfrentado problemáticas asociadas al maltrato, el abandono y la negligencia, impacta positivamente a las personas que deciden acercarse por voluntad propia para colaborar con la misión de esta organización que, desde su fundación en 1906, ejerce un importante trabajo social en Puerto Rico.


Precisamente, la participación de la ciudadanía es uno de los objetivos que debe fijarse una organización acreditada por EAGLE, como lo está la Casa desde el año pasado. Otro es la promoción de la formación religiosa y espiritual y de la enseñanza de valores para la vida. Ambos objetivos se hallan conjugados en la labor humanística que ha dirigido un grupo de personas voluntarias – integrado por Julia Carrero, Luis Henríquez, Mary Rodríguez, Katherine Nazario, Ángel Bruno y Lourdes Rodríguez – mediante las catequesis que impartieron a los niños y jóvenes residentes de la Casa durante el año 2022-2023.


Cabe destacar que esta formación religiosa y espiritual se ofrece dentro de la condición laica de la institución, por lo que la congregación amigoniana, comunidad católica que administra el hogar desde 1988, no atenta contra el derecho de libertad de culto de los menores participantes ni de los colaboradores. En ese sentido, los fines de la Casa concuerdan con los intereses de protección y formación integral que promueve el Estado de Puerto Rico que, a través del Departamento de la Familia, ejerce un rol de control y supervisión de los menores atendidos en el hogar.


La misión y visión de la Casa establecen que esta institución debe ser un centro educativo que se distinga por la formación integral de los niños y jóvenes que se reciben. Este enfoque integral pretende fortalecer la personalidad de cada menor, potenciar la producción de sus saberes y desarrollar las habilidades sociales que les sean necesarias para formular y optar por un proyecto de vida digna.


Es por esto que las sesiones de catequesis que el grupo de voluntarios impartió cada dos martes se enfocaron en dos aspectos. Por un lado, en trabajar con los lineamientos de la catequesis del Obispado de San Juan y por el otro, en el desarrollo holístico de los menores. Lo residentes tuvieron la oportunidad de elegir el tipo de catequesis que querían recibir según sus intereses.


Recientemente, al finalizar el primer año de este proceso educativo, los catequistas voluntarios reflexionaron sobre la experiencia bidireccional de enseñarles a los menores y de aprender de ellos. Por ejemplo, Henríquez y Carrero sienten satisfacción por haber “aportado algo de valor a la vida de chicos que necesitaban orientación y una nueva esperanza para sus vidas”, según se lee en un comunicado que redactaron a modo de evaluación.


“Estar con ellos nos ha dado una gran satisfacción, en especial cuando vimos que poco a poco ellos se fueron integrando al proceso y fueron entendiendo cada vez más la belleza de lo que hacemos juntos”, continuaron informando por escrito Henríquez y Carrero.


Por su parte, Mary Rodríguez reflexionó sobre cómo la propia experiencia de compartir con los menores en este contexto ha estado llena de enseñanzas: “nos ayuda a crecer como individuos, como cristianos, a ser empáticos, pero más que todo a engrandecer nuestro sentido de humanidad”.


Para Katherine Nazario la interacción entre los catequistas y los menores abrió las puertas para conocer un nuevo mundo de aprendizaje, “uno lleno de interrogantes de ambos bandos”.


El impacto positivo que causa en el voluntariado la oportunidad de colaborar con la Casa trabajando de cerca con los niños residentes se refleja en estas expresiones de los catequistas Ángel Bruno y Lourdes Rodríguez: “Nos ha sido muy gratificante el poder compartir nuestro cariño, amor y comprensión con estos niños y adolescentes que muchas veces han carecido de esas cosas tan simples, que no se pueden comprar con dinero y que tanta falta nos hacen a todos. El amor y cariño recibido por los niños, no tiene precio”.

Ambos colaboradores aseguraron que es “fabuloso poder aportar, compartir, modelar, nuestras experiencias, trabajos, conducta, valores ya adquiridos durante toda una vida a unos jóvenes que comienzan a desarrollarse, y que muchas veces no han tenido los ejemplos más correctos en sus familias”.


Bruno y Rodríguez concluyeron que “este corto tiempo interactuando con los jóvenes ha sido enriquecedor, tanto para nosotros los voluntarios como para los jóvenes residentes”. De esta forma, con este proyecto se ha concretado el pacto social y humano de enseñar aprendiendo y aprender enseñando.


NOTA:


La Casa de Niños Manuel Fernández Juncos es una corporación sin fines de lucro que brinda servicios de reeducación y tratamiento a las problemáticas asociadas al maltrato, abandono y negligencia a niños, adolescentes y jóvenes de Puerto Rico entre las edades de 8 a 18 años. Es un centro educativo que recién logró adquirir la acreditación de la agencia EAGLE (permanecerá hasta 2026) y que se distingue por la formación integral de los menores, basada en el programa Sicopedagógico Amigoniano (SiPA), que busca el fortalecimiento de su personalidad, potenciando la producción de sus saberes y desarrollando las habilidades sociales necesarias para formular y optar por un proyecto de vida digno y viable. Para más información y para realizar cualquier donativo económico, visite la página electrónica.




SOBRE LA AUTORA


Gabriela Ortiz Díaz es reportero independiente de prenso escrito. Desde 2016, reporto potra el periódico puertorriqueño Claridad. Actualmente, también se desempeña corno educadora en. la Coso de Niños Manuel Fernández Juncos. Obtuvo una maestría en. Lingüística Hispánica en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, y en estos momentos, realiza un doctorado en Comunicación.


Comentários


Entradas destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page